Beneficios de la práctica deportiva para personas con adicciones

La práctica de la Ed. Física dentro de un modelo de tratamiento de adicciones es una herramienta sumamente importante, y de una carga muy positiva para la rehabilitación de la salud física y mental de las personas que se encuentran en tratamiento.

Practicar ejercicio es una de las acciones que más benefician a la salud de una persona a lo largo de su existencia. No sólo ayuda a que el organismo tenga un mejor y correcto funcionamiento, sino que también es lo que permite lograr un estado mental saludable.

Durante las clases, las personas suelen verse reflejadas en distintas situaciones de impulso, de manipulación y de falta de predisposición. Esto hace que entre ellas mismas se marquen estas cuestiones, y el profesional detecte los motivos y pueda asistir a quien lo necesite, orientándola y transmitiendo la información a otros profesionales para que el paciente pueda trabajarlo en otra área, obteniendo resultados positivos con el tiempo.

Se trabaja para que cada persona pueda mantener una actitud positiva, que personalmente trabajen sobre sus condiciones físicas, mentales, orgánicas y relacionales, encontrando un punto de bienestar personal, mediante la práctica regular de actividad física, y utilizando todas las herramientas que el profesional del taller y las demás áreas terapéuticas conectadas puedan brindarles para lograrlo.

Se enseñan y se practican actividades de entrenamiento físico, juegos pre deportivos, juegos lúdicos tradicionales y recreativos, ejercicios de técnica deportiva, práctica de diferentes deportes. Siempre teniendo en cuenta las edades avanzadas y lesiones latentes, se designan actividades diferentes según los casos.

La Ed. física como taller se fundamenta en la necesidad y la voluntad de poder enseñar y transmitir valores de vida y valores de salud. Busca que se considere la importancia de poder aprender experiencias renovadoras que generen cambios positivos en la vida de cada persona en tratamiento.

Se trata de lograr que en el transcurso del tiempo cada joven transite en el tratamiento ciertos objetivos como:

-Desarrollar y mantener placer por la actividad física

-Mantener un ritmo regular de participación predispuesta

-Tomar conciencia de la importancia que conlleva realizar ejercicios y deporte para fortalecer la salud

-Lograr desinhibirse ante experiencias nuevas

-Tomar decisiones propias

-Aprender a compartir y ayudar al compañero

-Aprender a canalizar la euforia y frustraciones, en este espacio y sin violencia

-Lograr un sentido de pertenencia grupal e institucional

-Aprender a expresarse y defender sus pensamientos con educación y respeto

-Aprender diferentes maneras de ejercitarse, distintos deportes con sus técnicas y reglas, para que a lo largo de sus vidas los puedan seguir practicando y enseñar a otros

-Que en cada acción y pensamiento tengan en cuenta los límites de lo que está bien y lo que no

Como profesor y como persona no solo deseo que los jóvenes recuperen el amor propio dentro del tiempo que dura su tratamiento, sino que puedan sostenerlo a lo largo de sus vidas, y que construyan con lo aprendido un buen camino.
La Educación Física intenta dejar una marca positiva en cada uno, y que esa marca se expanda como hábito y llegue a la comunidad a través de las personas que son testigos de la recuperación y vivieron en carne propia el poder que la actividad física posee para mantener sanos los cuerpos y las mentes de todos.

Profesor de Educación Física

Nicolás Buosi